Fuente: Lic. Omar Leonardo /  M L Abogados & Notarios

El consentimiento informado es un tema de trascendental relevancia en la materia, siendo la ausencia de este consentimiento o la existencia de un consentimiento que no cumple con los requisitos de información requeridos, el fundamento de un porcentaje elevado de reclamaciones por vía judicial de pacientes frente a sus médicos.


El deber de información que tiene todo médico frente a su paciente se encuentra consagrado en nuestra constitución de la República en su artículo 42 inciso 3 el cual expresa lo siguiente:


Artículo 42.- Derecho a la integridad personal. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica, moral y a vivir sin violencia. Tendrá la protección del Estado en casos de amenaza, riesgo o violación de las mismas. En consecuencia:


3) Nadie puede ser sometido, sin consentimiento previo, a experimentos y procedimientos que no se ajusten a las normas científicas y bioéticas internacionalmente reconocidas. Tampoco a exámenes o procedimientos médicos, excepto cuando se encuentre en peligro su vida.

Este consentimiento informado fue definido por nuestro más alto tribunal de la forma siguiente:


“Se entiende por consentimiento informado y debidamente comprendido el derecho del paciente, o quien a su nombre debe consentir la intervención médica, a obtener información y explicación adecuadas de la naturaleza de su enfermedad y del balance entre los efectos de la misma y los riesgos y beneficios de los procedimientos terapéuticos recomendados, para, a continuación, solicitarle su aprobación para ser sometido a esos procedimientos